La CIJB, en el torneo de Freixo de Espada à Cinta para relanzar el juego de pelota tradicional portuguesa

Freixo de Espada à Cinta

La localidad lusa invitó al presidente Alberto Soldado con motivo de la Feria del Almendro en Flor y se ofreció a acoger alguna competición internacional

El presidente de la Confederación Internacional de Pelota a Mano (CIJB), Alberto Soldado, se desplazó el pasado fin de semana a la localidad portuguesa de Freixo de Espada à Cinta, donde se celebró el Campeonato de Pelota Tradicional portuguesa dentro de los actos de la Feria del Almendro en Flor.

Soldado fue invitado por el municipio para asistir a la jornada del sábado, en la que se celebraba el torneo de pelota. La pelota tradicional portuguesa se jugó a la manera más antigua, es decir sobre las paredes de la iglesia parroquial de la ciudad. Se trata de una de las modalidades de juego más antigua. En total se dieron cita 20 jugadores, y la CIJB, con la representación del presidente Soldado, estuvo presente en la entrega de trofeos y recuerdos de la organización.

Nuno Ferreira, alcalde de la localidad, expresó al presidente de la CIJB su absoluta disposición a acoger en el futuro alguna competición internacional. El ayuntamiento mostró el gran número de actividades que realizan periódicamente, en una localidad de unos 3000 habitantes que cuenta con capacidad hotelera, instalaciones deportivas y posibilidades para acoger algún torneo, tanto en modalidad autóctona como de otra índole.

Alberto Soldado respaldó las iniciativas que se están llevando a cabo en Portugal para relanzar la pelota a mano tradicional portuguesa, y destacó la posibilidad de que se pueda “disputar un campeonato internacional y que sea esto el florecimiento del juego de pelota en toda la región”.

Portugal renace de la mano de la CIJB

Portugal

La Asociación de Pelota lucha por impulsar el juego, con la mirada puesta en el próximo Europeo de jóvenes de los Países Bajos

En 2019, con la celebración del Europeo de jóvenes en Portugal, el país recobró fuerzas. El impulso de la CIJB fue clave en aquel momento. Nuevos jugadores, llevados por lo que se vio en aquel campeonato en Moita, empezaron a interesarse más por el deporte del juego de la pelota a mano. Fue una pequeña revolución que se topó de cara con la pandemia justo un año después. De nuevo, decayó la práctica del juego, pero desde la Asociación de Pelota de Portugal se sigue luchando por revivir lo que el virus truncó.

Poco a poco, André Pagaime, presidente de la Asociación de Pelota -también es presidente, desde el pasado enero, de la Asociación de Pelota Vasca, con muchos afiliados portugueses en Francia- consigue que vaya tomando forma un futuro más prometedor. “Estamos trabajando para competir”, afirma Pagaime, que confirma que Portugal estará en el próximo Europeo de jóvenes de los Países Bajos. De momento, se trabaja con un grupo de “ocho jugadores”, pero con aspiraciones altas: “Queremos un podio en Holanda, en one wall”. Además, están valorando la posibilidad de “jugar en juego internacional, pero estamos a la espera de saber qué pelota será, porque en Portugal no jugamos cara a cara, sino con pared, y entonces la adaptación no es lo misma”.

Primera vez con mujeres

Pagaime es, además, el entrenador de los jóvenes, y trabaja con dos jugadoras de cara a la cita de los Países Bajos. “El problema es que son dos chicas con edades diferentes, una va a tener que jugar en una edad superior a la suya, y lo tenemos que estudiar bien”, afirma. Sería la primera vez que juega un equipo portugués de mujeres, aunque ya estuvo hace unos años, en el Open de Tavernes Blanques, en Valencia, la jugadora Sofía Torres.

Las peculiaridades de la pelota portuguesa

La pelota en Portugal se juega a una modalidad, contra pared, pero sí puede variar en algunas cosas “dependiendo del pueblo”, afirma Pagaime. “Es frontón, con algunas reglas distintas”, explica. “En one wall están las rayas en la pared, y las que hay en el suelo son las mismas, en nuestra pelota es un rectángulo en la pared, pero en el suelo hace como un triángulo y la pelota puede pegar en cualquier punto de la pared, pero tiene que botar en el suelo dentro de las líneas”. También cambia en que el saque se puede hacer botando o directamente al aire, como hacen “la mayoría de jugadores”, explica Pagaime, y que se juega tres contra tres, aunque sin descartar partidas individuales o por parejas. Además, el juego tradicional es contra las paredes de las iglesias, donde ‘juegan’ las puertas, las ventanas y toda la ornamentación “y todo es bueno, con muchos efectos”, lo que dificulta el juego si no se tiene un buen control del espacio.

Sobre todo, en el norte

La fuerza de la pelota en Portugal está en el norte, en la zona entre Guarda y Freixo de Espada à Cinta, cerca de la frontera con España, con la provincia de Salamanca, donde se juega también tres contra tres y con quienes se comparten inquietudes, partidas, festivales y demás para seguir manteniendo vivo el juego. En Moita, más al sur, donde se disputó el pasado Europeo, también se mueve el juego desde entonces. “Pasa lo contrario que en el norte. En Moita hay gente para jugar, pero pocos frontones”. Ahora tienen “tres canchas, y dos para la pelota portuguesa”. Ahora quieren construir un frontón en la calle, “para tener espectadores y hacerlo visible”. Es un paso importante, “pero poco a poco, somos jóvenes”. “Hace siete u ocho años que funciona la Asociación”, recuerda Pagaime, que sabe que queda trabajo por delante.

El impulso de la CIJB

La Asociación de Pelota portuguesa se creó con el impulso de la CIJB. “Antes no había nada”, asegura Pagaime, que recuerda que solo se jugaba en Freixo de Espada à Cinta “y una vez al año”. “Ahora, con la Asociación y el club tenemos un calendario, con 10 torneos al año, con competiciones internacionales, encuentros, partidas con otros clubs de otros lugares”, explica. “En el Norte de Portugal todo el mundo sabe qué es la pelota a mano. Pero son pueblos muy pequeños con gente que ha emigrado y no hay gente para jugar”.

La CIJB, fundamental

Pagaime considera clave la presencia de la CIJB para el futuro de la pelota en Portugal: “Es un movimiento muy importante, estamos desde el principio de nuestra fundación. Nosotros nacimos como asociación gracias a la CIJB. Antes ya estábamos en contacto con la CIJB y ellos nos propusieron crear la asociación. Hemos dado el paso para empezar todo esto, el Campeonato del Mundo en Massamagrell fue el estreno para ver cómo se jugaba, no estuvimos tanto para competir sino para entender el movimiento de la pelota, y valoramos mucho el movimiento cultural en la diversidad que propone la CIJB”. Eso no quita que haya que luchar mucho: “Tenemos pocos recursos, pero hemos estado en otras competiciones y partidas, y hemos hecho en 2019 el Europeo de la CIJB y fue un gran paso para la pelota, con muchos jugadores, ganando algunas partidas, y eso ha sido un paso muy importante y estamos con muchas ganas de continuar en la CIJB y ayudar en el proyecto de difusión mundial de la pelota”.

Ideas de futuro

Con la pandemia, los proyectos de futuro se frenaron. Ahora empiezan a pensar en recuperarlos. “Habíamos ideado un circuito de pelota en los pueblos donde se jugaba, y poder hacer torneos o partidas donde antes se jugaba. Eso era un proyecto que la pandemia se llevó. Ya teníamos calendario para el verano, pero no se pudo hacer y ahora no sé si podremos hacerlo este año”, explica Pagaime, que en cualquier caso no se rinde: “Si no podemos este año, lo haremos el próximo, pero lo haremos”. También quieren “fomentar la escuela de pelota, tener más jugadores, hacer intercambios con las escuelas de pelota de Castilla, de frontón y one wall” y, por supuesto, “participar en las competiciones de la CIJB, tener más jugadores en el circuito europeo, que solemos ir una o dos veces pero queríamos ser más regulares”. En definitiva, “estar más activos en el movimiento internacional”, asumiendo, eso sí, que ahora están “en la fase de generar jugadores y, principalmente, darles salida, que compitan”.