La CIJB y Caixa Popular renuevan su colaboración

CIJB Caixa Popular

El acuerdo, que se inició en 2018, se prolonga durante los próximos dos años

La Confederación Internacional de Pelota a Mano (CIJB) y Caixa Popular han llegado a un acuerdo recientemente para renovar la colaboración entre las dos entidades. El acuerdo se extiende a los próximos dos años.

Caixa Popular inició su colaboración con la CIJB en 2018, con motivo del Campeonato de Europa absoluto de Holanda. El apoyo de la entidad a la CIJB ha seguido vigente hasta la actualidad, y continuará durante los próximos dos años. Con esta ayuda, Caixa Popular confirma su apuesta histórica de promoción, no solo de la pelota valenciana, sino también de la pelota en su ámbito más internacional. Es, de esta manera, uno de los principales patrocinadores de la CIJB. Alberto Soldado, presidente de la entidad que regular el juego de pelota a mano en el ámbito internacional, ha agradecido la postura de Caixa Popular en su apuesta por este deporte: “Quiero agradecer a Caixa Popular su interés por la promoción internacional del ‘joc de pilota’. Viene a confirmar una vez más que esta entidad cooperativa valenciana hace una apuesta decidida por la promoción desde la base hasta el nivel internacional del ‘joc de pilota’».

Con este nuevo acuerdo, se garantiza la promoción de diferentes actividades gracias a Caixa Popular, que colaborará en la prestación económica para una Beca de Investigación Histórica, además de material deportivo para distintas federaciones nacionales. También colaborará en el camino iniciado en la política de igualdad, que se potencia en el ámbito deportivo con el impulso de la CIJB.

Asimismo, Caixa Popular estará presente en la próxima Copa Latina que se celebrará en Simat de la Valldigna (Valencia), así como en las competiciones europeas de jóvenes valores y que la CIJB irá organizando dentro del calendario internacional. “Desde nuestra organización consideramos que esta aportación irá destinada a fomentar la política de igualdad en el deporte de la pelota”, ha manifestado Soldado, quien ha valorado también la ayuda “en todo lo que sea referente al envío de material deportivo para las federaciones que más lo necesiten, y todas aquellas acciones que redunden en el beneficio general y global de la expansión del ‘joc de pilota’”.

En la imagen de arriba: en el centro Rosendo Ortí, director general de Caixa Popular, junto con Alberto Soldado (izquierda), presidente de la CIJB, y Ramón Sedeño (derecha), secretario general de la CIJB, durante la firma del acuerdo de 2018. En la actualidad, no se ha podido realizar un acto conjunto por motivo de la situación sanitaria actual.

La CIJB ayudará a construir una cancha de One Wall en Ecuador

Una cancha de One Wall en Imbabura

La CIJB sigue con su trabajo de fomento y sostenibilidad del juego de la pelota a mano en el mundo, y aporta por ello las ayudas necesarias para intentar revitalizar la actividad pelotística en cualquier rincón del planeta. Es el caso de Ecuador, desde donde ha llegado una solicitud de ayuda para poder construir una cancha de juego. La CIJB ya contempla en sus presupuestos para el 2021 una ayuda para la construcción de una cancha en Ecuador, siguiendo con su política de favorecer la expansión del Juego de Pelota a Mano en las zonas más necesitadas.

La Federación Ecuatoriana de Pelota Nacional (FEPN) ha informado a la CIJB de la intención firme de llevar a cabo la construcción de un frontón de One Wall en la provincia de Imbabura, en el Cantón Antonio Ante, Parroquia San Roque. Tal como marcan los presupuestos de la CIJB, existe un remanente para estas iniciativas, con lo cual el proyecto se podrá llevar a cabo con la cantidad que aportará la CIJB y la que puedan aportar las autoridades locales. En este sentido, en breve se procederá a la firma del convenio entre la Federación Ecuatoriana de Pelota Nacional y la CIJB y el envío de las primeras ayudas.

“Se trata de la construcción del frontón reglamentario de One Wall con el fin de iniciar la expansión de esta modalidad, que cuenta con algunas canchas en Guayaquil donde ya se han disputado encuentros internacionales de alto nivel. De hecho Ecuador dispone de jugadores de alto nivel competitivo”, afirma el presidente de la CIJB, Alberto Soldado. Por su parte, Luis Alejandro Ruiz, nuevo presidente de la Federación de este país, afirma: “Este frontón servirá a muchos jóvenes de la Parroquia para iniciarse en el juego de la pelota y conocer toda su riqueza histórica y cultural”.

La CIJB quiere los mejores árbitros de la pelota

Animada respuesta en Europa y América para formar jueces en modalidades internacionales

Dice Paco Casares, ‘Campanero’, director de arbitraje de la Confederación Internacional de Juego de Pelota (CIJB), que un árbitro debe «saber llevar un partido desde la posición de calma que se le supone». Se trata de «preparar al tipo de persona», añade Casares, que apunta a árbitros «con ciertas cualidades». Tales como «calma, seriedad, hacer las cosas bien hechas, con valores, que sea respetado en sus modalidades habituales donde arbitre, para pasar a árbitros internacionales». Ese es el objetivo del I Curso Internacional Online de Arbitraje de pelota a mano que organiza la CIJB.

De momento, con apenas unos días desde que se abriera el plazo de inscripción (se puede hacer a través de la web de la CIJB www.cijb.info o clickando en ESTE ENLACE) hay más de una veintena de árbitros interesados, de Europa, pero también y especialmente de Sudamérica y países como México, Colombia o Argentina. «La idea es coger árbitros de todas las delegaciones, porque cada federación tiene, pero la idea es coger árbitros con cierta cualidades», afirma Casares, que se vinculó al arbitraje hace diez años y que impartirá la clase el próximo 11 de diciembre, vía telemática.

La evolución

El mundo del arbitraje en la pelota a mano lleva el camino de la misma pelota a mano: va sumando con los años. De hecho, este curso de arbitraje es el primero que se da en este sentido, un pionero. «Antes no se ha hecho ningún curso, sino que se hacían reuniones previas a las competiciones con los árbitros donde se daban las bases del arbitraje internacional». Pese a ello, el nivel del arbitraje en este deporte es «altísimo», reconoce Casares, «porque cada Federación envía a las personas que considera más adecuadas, y todas, la que sea, ya sea por ejemplo de Bélgica o Colombia, la que sea, tiene una bolsa de árbitros con gente ya muy contrastada en su país, que ayudan mucho en el internacional». Por ello, el director de arbitraje de la CIJB considera que son personas «que necesitan, simplemente, un reciclaje». Además, porque, según apunta, «al final no hay grandes diferencias, sino pequeñas modificaciones que hay que adaptarlas a todos, como en llargues o en el juego internacional».

La sesión contará con una parte teórica y un test final para los asistentes. Reconoce Casares, eso sí, que un curso como este ganaría con presencialidad: «La situación ideal sería un fin de semana que tuviera una parte más teórica con más tiempo a cada modalidad, porque hay variantes y estilos, y luego una parte más de normativa pura y dura, y después tener una parte práctica en una cancha, trabajando la ubicación correcta, cuántos árbitros hay, porque no es lo mismo un árbitro principal, uno de línea, uno de mesa…». Pero son los tiempos que corren, en los que hay dos factores que obligan a hacer un curso así de manera online: la globalización y la pandemia. De momento.

La CIJB y Adelante África firman un acuerdo para construir en Uganda una cancha de One Wall

José Luis López y Alberto Soldado.

La Confederación Internacional de Pelota a Mano (CIJB) y la ONG Adelante África han firmado esta semana el acuerdo de colaboración por el cual las dos entidades se comprometen en sacar adelante el proyecto de construcción de una cancha de pelota a mano de One Wall en Uganda, donde opera la ONG. Alberto Soldado, presidente de la CIJB, y José Luis López, vicepresidente de Adelante África, así como presidente de Honor de la CIJB, sellaron esta semana la colaboración.

La cancha de One Wall contará con un frontis de 4,9 metros, una línea lateral de 10,4 metros hasta la línea larga, y una anchura de 6,10 metros. El proyecto nace de la iniciativa de José Luis López, que ha manifestado: “Tenemos que ser conscientes de la importancia del juego de pelota a mano como instrumento de socialización. Si añadimos que podemos abrir el abanico, gracias a la CIJB, en vistas a diversificar el juego y hacerlo extensible a otros países como Uganda, debemos apostar por ello”.

Por su parte, Alberto Soldado, presidente de la CIJB, ha destacado la amplitud de miras y el hecho de buscar nuevos países en el mundo donde la pelota a mano tenga cabida y sea un referente: “Ojalá sea un paso claro, un paso histórico y el principio de una larga amistad con la construcción de canchas y el aumento de los socios de la CIJB. El juego a mano y el One Wall tiene una potencialidad enorme porque además es fácil de jugar y también es barato”. En este sentido, Soldado ha manifestado la intención de la CIJB de seguir sumando colaboraciones, tanto del ámbito privado como del público: “Confiamos en la política de ayudas, ya que además del mecenazgo es muy importante que las instituciones valencianas se impliquen. Ellas forman parte de este proyecto de expansión, tanto Generalitat, diputaciones como ayuntamientos”.

Con el lema ‘Pequeños pasos pueden conducir a grandes cambios’, Adelante África trabaja por mejorar la vida de las personas aplicando políticas de desarrollo y proyectando iniciativas. Adelante África fundó el Hogar Infantil Omwaana Tugende (OTCH), que recoge niños abandonados y huérfanos para reinsertarlos en la comunidad. La ONG trabaja en proyectos educativos, además de desarrollar un Programa de Alfabetización Funcional de Adultos, favorece la economía local con productos como el aceite de girasol Buruna o pienso para animales, tiene proyectos de salud y de economía familiar.

Más información:
http://www.adelanteafrica.org

La CIJB reivindica el espacio público para el juego de pelota

«El juego en las calles y plazas hace comunidad», asegura el arquitecto vasco Daniel Carballo en su tesis doctoral

Hace unas semanas hablábamos de la unión en la diversidad. Una idea que la CIJB hace suya por aquello de conseguir englobar en el mismo ámbito diferentes disciplinas de juego de pelota a mano. Pero hay una característica, histórica, tal vez olvidada en muchos ámbitos, que unificaba cada juego: la calle. O, como dice Daniel Carballo (Zumaia, Guipúzcoa, País Vasco) en su tesis doctoral «Implantación del juego de pelota en los centros históricos», el «espacio público».

Afirma Carballo que el juego «ha desaparecido del espacio público». Lo dice con cierto pesar, porque el gustazo -perdonen la expresión- era el juego allá donde en otro momento se pasea, se comenta el chisme del barrio o del pueblo, y se hace comunidad. El espacio público: sociabilidad. «Si en un momento era de interés general, que en tierras vascas había plazas que se hacían para jugar, con paredes de rebote, ahora se ha perdido por un espacio privado”, afirma Carballo. Y no le falta razón, porque: “ no hay más que echar una mirada rápida. Todo -o casi- es jugar en recinto cerrado, con llave, puerta, entrada, taquilla, lo que viene a ser el polideportivo», dice el arquitecto vasco.

Carballo apunta a muchos factores. La evolución social podría incluso sumarse, pero él ve un problema fundamental: la ley. «En la actualidad, la ley de seguridad ciudadana limita el juego en la calle de cualquier deporte». Duro, pero cierto. «Tenía un fin», afirma, «pero ahora limita que alguien pueda hacer deporte en la calle». Y así es: ni pelota ni fútbol ni nada. Lo dice la ley.

La regulación del juego en la calle viene de largo. Explica Carballo que a finales del XIX se regula, «y la fiesta del toro y la pelota siguen la misma deriva». Esto es, construir recintos cerrados: «Se edifican plazas de toros y también frontones cerrados». Hay un cambio de rumbo, una alternativa asociada a un modelo, vamos a decir, económico. Porque manda el dinero, en todo, y en la pelota a mano también. «Es por generar beneficio económico y también para evitar ocupar el espacio público», asegura. Acotar, delimitar, separar.

La vuelta atrás es complicada, porque Carballo, que ha estudiado el tema, no ve lo que hoy se llama voluntad política. «Ahora no hay interés político», confirma, y eso significa que la cosa se queda como está, con cada uno en su casa. «Otra cosa es», continúa, «que estemos en el camino de reivindicar el espacio público, también en otros deportes». Lo ve en las carreras populares, y lo ve como una vía de peso: «Es la que me parece interesante para recuperar la pelota en la calle». Y, ojo, que la cosa tiene su aquel, porque no se juega en la calle, se acota en recintos cerrados, y la plurimodalidad que se le presupone al juego a mano se resiente. «Hemos perdido dos generaciones o tres que desconocen modalidades. Al encerrarnos hemos dejado el espíritu de sociabilidad. En tiempos pasados, cuando se jugaba en calles y plazas todo el pueblo conocía el deporte; los niños imitaban a los mayores y heredaban sus costumbres. Al encerrarnos muchos dejaron de interesarse», concluye el investigador vasco, miembro de la CIJB.

América apuesta por el Elite World de One Wall

México y Colombia se postulan como sedes de la fase final americana

La CIJB sigue trabajando para que la actividad del juego de pelota a mano continúe su camino pese a la crisis sanitaria mundial. En este sentido, el organismo internacional trabaja para la instauración del Circuito Internacional de One Wall con una fase americana para la que México y Colombia se han mostrado interesados en ejercer de anfitriones de su fase final.

Se trata de un circuito que englobaría a los ganadores de los torneos nacionales instaurados por cada territorio del continente americano. El campeón y la campeona de América -es un torneo individual, no por parejas- se sumarían a la fase final del Circuito, que se disputará en Valencia, y siempre que se pueda por motivos sanitarios, durante el mes de noviembre del próximo 2021.

“Necesitamos que los países de América participen no solo con hombres, sino que todos los torneos nacionales los hagamos para todos, hombres y mujeres”, destacó desde México su representante Hugo Jiménez. Fue precisamente México quien mostró interés en acoger la fase americana del Circuito de One Wall, pero también Colombia se postuló como posible sede. Ambos países, sin embargo, estudiarán todas las opciones que haya, tanto económicas como, sobre todo, por los efectos de la pandemia.

Dirigió la sesión telemática el presidente de la CIJB, Alberto Soldado, con la colaboración de la holandesa Bianca Van der Veen, asimismo vicepresidenta del Área de la Mujer. Asistieron, igualmente, Hugo Jiménez desde México, Jesús Mier de Colombia, Raúl Andrade de Ecuador, Adrián Salas de Venezuela, Jorge Peny de Uruguay, Luis Echevarria de Chile, José Daniel Sanjuán de la Federació Valenciana de Pilota y Gotzon Enil, del País Vasco, así como Geert Valdenverden, vicepresidente del Área Técnica y Director de Torneos, así como Johannes Siegersma, de Holanda.

Bélgica, pendiente de elecciones
El Mundial de Bélgica está sin fecha por culpa de la pandemia. De hecho, durante la reunión fue el vicepresidente de la CIJB, el belga Thierry Dufour, quien explicó que las elecciones a la Federación de Bélgica, previstas para noviembre de 2021, condicionan el compromiso para aplazar el Mundial para el 2022.

Curso online para árbitros
Uno de los objetivos de la presidencia de la CIJB es formar árbitros internacionales. Dada la situación actual, y a la espera de que Bélgica proponga fechas y el proyecto de curso presencial que está en el aire precisamente por la pandemia, se propuso llevar a cabo un curso online “para otorgar el título de árbitro internacional”, en palabras del presidente, Alberto Soldado. De hecho, esta semana ya se llevó a cabo una primera reunión de trabajo en este sentido. La idea para hacer funcionar el curso online sería que cada federación aportara dos o tres árbitros nacionales.

Asimismo, mantiene muy presente poder crear los premios anuales de la CIJB, fomentar una beca de investigación histórica, la construcción de una cancha en África y otra en América, así como seguir trabajando en el proyecto Identity, sin olvidar el importante paso que sería conseguir declarar a los juegos de pelota a mano autóctonos como Patrimonio de la Humanidad.

La CIJB, una apuesta por la igualdad

‘Estamos creando una programación igualada a la del hombre’, afirma Bianca Van der Veen

La pelota a mano no es cosa de hombres. Ni mucho menos. Y menos, perdónese la redundancia, en los tiempos que corren. La CIJB, en su camino hacia la universalidad de este deporte, va más allá de naciones y modalidades, sino que incluye, en su proyecto global, una absoluta obviedad: la igualdad de género. Dice la holandesa Bianca Van der Veen, vicepresidenta y Área de la Mujer de la CIJB, que el ejemplo está en el Elite World One Wall, o en el Europeo de hace un año. Mismos premios para hombres y mujeres (¿qué sentido tendría lo contrario?), diferentes modalidades, trato igualitario: «Con la CIJB se están haciendo cosas muy buenas, sobre todo porque están creando la igualdad, y un ejemplo es la programación del Europeo. Desde hace dos años se juegan también la modalidad internacional, y paso a paso estamos creando una programación completa, igualada a la del hombre», asegura Van der Veen, que insiste en esa idea.

Básicamente, que no hay una modalidad femenina, ni una modalidad concreta para ellas, sino que cada vez las mujeres no solo juegan más, y son más, sino que lo hacen en más disciplinas. «Ahora no van las chicas a jugar una modalidad, sino que se está abriendo a otras cosas y estamos dando un paso muy importante», afirma. Es, por otro lado, el papel que tiene que hacer una Confederación que se dice internacional: globalizar y, por supuesto, abrir paso a lo que se entiende, simplemente, como sentido común.

Ahora bien, Bianca Van der Veen no esconde que hay dificultades. La primera, importante, que cada país, socialmente, evoluciona a su ritmo. «Los países, cada uno en su tiempo, dentro de sus posibilidades, están aumentando su apuesta por la pelota femenina», afirma Van der Veen. «Por ejemplo», —explica la encargada de la Àrea de la Mujer de la CIJB—, «en Inglaterra hace diez años habría un equipo de cinco o seis personas, con algunas chicas, pero ahora desde que se pusieron a trabajar con escuelas y algunas canchas están muy activas en ‘social media’ y tienen mucha presencia».

Por otra parte, en Latinoamérica, dice, depende: «En algunos países como México, están más avanzados, y lo pudimos ver en Colombia que el nivel es muy alto. Pero no nos vemos mucho, sino una vez cada cuatro años». «La colaboración entre todos», insiste Van der Veen, «es fundamental». Lo que espera Van der Veen es que, dentro de tener clara la idea de que se trata de un deporte tradicional, «tiene muchísimas modalidades y podemos aprender de los demás países, de cómo hacen las cosas», lo que tiene que llevar, en definitiva, a «crecer».

Por ejemplo, en la masa deportiva femenina. Lo explica la directiva holandesa de la CIJB: «Hablamos del volumen de jugadoras. Va creciendo, sí, pero sigue siendo, en muchos casos, un lastre, porque son pocas y las pocas que son ya se sabe que serán las mejores». Se necesita, por tanto, competencia, rivalidad, que de 100 salgan 20 muy buenas, y no de 20 salgan cinco. Cuestión de números: «El espectáculo es el mismo en hombres que en mujeres, pero en hombres hay más jugadores potenciales de ser buenos, y en las chicas se ven un par de nombres, y en principio serán esas las ganadoras. Lo que hay que hacer es crear más masa de jugadoras. Si se forman jugadoras desde pequeñas, cada vez saldrán más». Es un mundo que se está construyendo, a diferentes velocidades, pero con un objetivo común por el que vela la CIJB.

La CIJB vertebra la pelota

Juego de pelota en un escenario público

La filosofía de la Confederación «te abre fronteras y te hace conocer otras culturas», afirma el arquitecto vasco Daniel Carballo.

Un todo se construye con mucho de poco y, ese poco, muy diverso. La pelota en el mundo es ese todo y las diferentes modalidades, escenarios, e incluso casuísticas, países y federaciones son esas pequeñas piezas que conjuntan. Tan fácil y tan difícil, pero tan absolutamente maravilloso entenderlo así. Es uno de los puntos de vista que mantiene Daniel Carballo (Zumaia, Guipúzcoa, País Vasco), un hombre que sabe de pelota en su tierra -en 2017 defendió su tesis doctoral Implantación del juego de pelota en los centros históricos- y que afirma: «Algunos dicen que el juego de pelota es vasco y ha nacido aquí, y en eso no estoy de acuerdo».

La suya es una mirada de conjunto. Vaya, global: «La filosofía de la CIJB te abre fronteras y te hace conocer otras culturas, y eso ha influido en mi mirada. He tenido la oportunidad de viajar y ver modalidades no solo de mano, sino también con herramientas, la tabla de Ecuador y Colombia, por ejemplo, y todo esto es gracias a todas estas conexiones». Conexiones que hacen ese todo: «El objetivo de mi tesis doctoral es encontrar similitudes en el juego de pelota, hablando de pelota en mayúsculas. El gran acierto de la CIJB fue tomar la iniciativa de tomar esos viajes donde ellos mismos se sorprendían de lo que veían».

Sorprendidos y espoleados a competir, a probarse, a medir fuerzas y también modalidades, buscando acuerdos, alternativas, negociación con la pelota de por medio, cara a cara, con una pared delante, sin ella, y un muro, vale, pero con la pelota. «En la tesis se habla del origen del juego y las diferencias de cómo ha ido evolucionando desde el punto de vista arquitectónico, y tal vez eso sea lo que ha condicionado más el juego», afirma Carballo.

El camino de la investigación le llevó a entrar en la CIJB. Conocía la Confederación del torneo de Pamplona, la Champions de 2011, su padre fue federativo, jugador de pelota vasca de frontón, y él también hizo sus pinitos en frontón hasta 2011, ya que con la Champions y un equipo navarro se le despertó la curiosidad. «Buscamos unas reuniones para intentar hacer partidas de juego a largo, en la celebración del bicentenario de la destrucción de la villa de San Sebastián por el incendio», explica, y lo consiguieron. Justo delante del ayuntamiento donostiarra se llevó a cabo una exhibición de varias modalidades. Fue en 2013. Luego hablaron con la federación vasca para que llevara la Champions a San Sebastián: «En cinco años (2011 y 2016) conseguimos equipos para competir». Y de ahí, «a tener bandera propia en el Mundial de Colombia».

Carballo afirma que el papel de la CIJB ha sido fundamental, porque ha conseguido hacer propio el lema de ‘unir en la diversidad’. «Coincidimos personas que queríamos recuperar la historia», afirma rotundo, «y nos hemos encontrado que la labor de la CIJB era la misma, buscar similitudes y también las diferencias». Hacer de ese poco de cada uno, un todo. «Aquí la cancha es más pequeña, la pelota más pesada», dice, «pero podemos jugar juntos sin problema solo habiendo una pequeña negociación». Y de ahí sale el cuerpo vertebrado.

Reunión con el diputado de Deportes

El presidente de la CIJB, Alberto Soldado, se ha entrevistado hoy con el diputado de Deportes de Valencia, Andrés Campos. De la reunión nace el apoyo de la Diputación de València no solo a la CIJB, sino al programa de actividades y competiciones previstas para el próximo 2021.

Uruguay resiste con esperanza

Reforma en la cancha del Club Araminda, en el departamento de Canelones.

La pelota, tan variada y tan universal ella, acerca siempre al curioso a realidades muy diversas. Y distantes. Uruguay es un buen ejemplo.

En un país de más de tres millones de habitantes, se cuentan por centenares las canchas de pelota. «Hay 340, es algo enorme», apunta Jorge Peny, uruguayo, amante incondicional de la pelota en su juego a mano y miembro de la Federación Uruguaya de Pelota y de la CIJB. Es Peny un oasis en medio del mar. Lo es porque la lucha de la pelota a mano en su país es su lucha. Sabe que rema a contracorriente en unas latitudes en las que se juega, y mucho, pero que, al menos en Uruguay, la que manda es la paleta. «En realidad, han decaído un montón de modalidades, no solo la pelota a mano», explica Peny.

El juego de la pelota a mano en Uruguay «nunca estuvo muy desarrollado, porque se asocia con la pelota dura, con lastimarse la mano». El quid de la cuestión. «Ese es el gran tema», añade. Lo explica con intensidad, con la misma que reconoce que tiene un camino lleno de obstáculos: «Trato de generar cosas nuevas, buscando un sentido social y tratando de que se desarrolle todo esto». Un ejemplo: «Hace poco hice una campaña para reciclar cien paletas, y llevarlas a lugares en los que los niños no tuvieran. También llevamos calzados. Pero me llegó una solicitud de una cárcel en la que 15 o 20 reclusos que juegan en frontón no tenían herramientas. Fue tan increíble, que la encargada de deportes me envió un mensaje: “Parecían niños esperando los regalos un 6 de enero». En el Complejo Carcelario Santiago Vázquez, a las afueras de Montevideo, hay desde entonces unas personas felices. La mano es otra cosa. Esa felicidad cuesta encontrarla.

Un primer que hace tiempo que promueven es la reforma de pistas. Se cuentan por centenares, «unas en desuso, otras nuevas, y otras que se han ido reciclando». Son tantas, que se reforman muy poco a poco. Peny explica la peculiaridad de «los frontones de dos brazos cortos». Uruguay, recuerda, es un país que construyó canchas en lugares tan dispares como «Angola, el Sinaí y en el Congo» Habla Peny de un grupo de voluntarios que se junta, pone el material de obra, la fuerza bruta y un asado al acabar la jornada, con partida de pelota incluida, por supuesto. Y, así, van haciendo. «Se necesita que la gente se implique, tener un equipo». Ya pintaron Mariscala, y renovaron el trinquete francés de Punta del Este, el del Club Araminda, en el departamento de Canelones… Peny recuerda que habrán actuado sobre diez canchas, pero deja clara una cosa: «No es que haya una comisión ni un fondo económico con el que se reforman canchas, eso no existe, sería sueño».

Dada la situación, el camino se presenta tortuoso. Aunque Peny cree que hay una puerta abierta, y esta pasa por el one wall: «Es el deporte social por excelencia. Es el camino por el que habría que desarrollar la pelota en el mundo. A mano, con una sola pared, por lo menos para iniciar todo esto. Me parece lo más barato, con una pelota azul universal, empezando por las escuelas, estoy convencido de que sería el deporte por excelencia en lugares de renovación».

Hay trabajo por delante. Recuperar canchas, fomentar la mano, intentar darle una vuelta. Hay apasionados como Peny que, en la medida de lo posible, pone su granito de arena. «Me apasionaría que se jugara a mano y poder tener algo para que pintaran un muro en la mayoría de las escuelas y los niños pudieran jugar», afirma. «Es una ilusión», concluye.