Artículo de Raquel S. Barnes, presidenta del Consejo Mundial de Handball

«Sentarse en un sofá viendo la televisión no es bueno para la salud, a menos que esté viendo los Juegos Olímpicos». Los Juegos de Tokio, que se celebrarán del 24 de julio al 9 de agosto de 2020, contarán con cinco deportes más que Río, lo que elevará el número total a 33. Cuatro nuevos deportes destinados a atraer a un público más joven porque el COI se compromete a mantener el deporte relevante para los jóvenes. sin discriminación de ningún tipo. La Junta Ejecutiva del COI aprobó recientemente exhibir deportes urbanos en los próximos Juegos Olímpicos de París en 2024 para brindar una experiencia que atraerá a “nuevos tipos de espectadores”. Este giro del formato tradicional proviene de la tecnología que influye en las poblaciones de jóvenes y que ha provocado una disminución de la audiencia de los deportes olímpicos.

El cambio de paradigma dentro de la Agenda 2020 del COI parece estar estableciendo la ventana de oportunidad perfecta para el deporte de Wall Ball, (un cambio de marca del coloquialmente llamado «One-Wall Handball») para obtener el reconocimiento del COI como una Federación Internacional ( SI). Los factores que contribuyen son las características que se ven en la cultura de los Millennials y la Generación Z, ser una población cada vez más diversa y tener conexiones digitales con la sociedad desde edades muy jóvenes. Las actitudes de los miembros del COI en la próxima década pueden resultar prometedoras para el futuro de Wall Ball si los organismos reguladores se movilizan para trabajar en una presencia global en el futuro cercano.

Naturalmente, la gente pregunta, ¿por qué Wall Ball tardó tanto en solicitar el reconocimiento del COI? El hecho es que Wall Ball ha existido durante siglos «con representaciones en tumbas egipcias que datan del año 2000 a. C. y ha sido una parte integral de la cultura prehispánica …», pero los órganos rectores del deporte aún están en su infancia trabajando en estos objetivos unos 15 años. El nacimiento de la World Wall Ball Association (WWBA) en 2009 fue la primera federación con un plan estratégico para lograr el reconocimiento del COI en Castle Bar, Irlanda, pero tuvo altibajos en 2015. WWBA tiene una estructura que puede resultar prometedora, sin embargo, requiere apoyo de grupos internacionales para proporcionar un marco para unir a los grupos deportivos nacionales. Estos grupos pueden conservar su propia autonomía e identidades mientras trabajan juntos de manera sinérgica para lograr sus objetivos netos.

El proceso de reconocimiento del COI aportaría integridad al deporte de Wall Ball. Cualquier organización internacional con estatus de FI tiene acceso a eventos de alto perfil. Una verdadera federación debe demostrar un desarrollo juvenil documentado, presupuestos de trabajo anuales y cumplimiento de la Carta Olímpica, que también requiere el voto de su Asamblea General de 170 miembros sin conflicto. Estos criterios evitan las trampas relacionadas con las manipulaciones del juego para obtener ganancias fraudulentas.

Con el fin de movilizar eficazmente una coalición de asociaciones líderes para trabajar activamente bajo una verdadera organización deportiva internacional, es necesario que haya un consenso unificado de que Wall Ball debe solicitar el estatus de federación internacional (FI) en la próxima década. Los beneficios parecen superar los riesgos en lo que respecta a la organización global, como el reconocimiento de base para la comercialización de la competencia de élite y la mejora de la comerciabilidad de Wall Ball.

De acuerdo con la Asociación Global de Federaciones Deportivas Internacionales (GAISF), que esencialmente es «la voz» de (federaciones olímpicas y no olímpicas), se necesita un paraguas deportivo internacional y debe existir durante más de 5 años para integrarse sin conflicto. Esta organización internacional que administra Wall Ball debe hacer cumplir el Código Antidopaje del Movimiento Olímpico. El Wall Ball debe ser practicado ampliamente por 40 países en tres continentes con el reconocimiento del gobierno de los países o del Ministerio de Deportes.

En la actualidad, 25 países participan activamente en cuatro continentes. Sólo nos faltan quince países. Sin embargo, si el impulso para organizarse se estanca, el futuro puede volverse nebuloso y prolongará indefinidamente la participación en eventos deportivos olímpicos. Como espectador o atleta, impulsar esta causa requiere también de acciones individuales. Es imperativo actuar  para acelerar la planificación internacional. El advenimiento de la pandemia mundial con su impacto sin precedentes no ha facilitado las cosas, ha mitigado los viajes y los bloqueos de países han obstaculizado el comercio para la mayoría de las empresas. La respuesta del COI a esta crisis ha sido abrir un diálogo y comenzar una evaluación estratégica para el apoyo financiero que puede tener un atractivo ventajoso para el deporte del Wall Ball. Todos juntos aportamos valor de calidad a este gran objetivo

Una respuesta a «Artículo de Raquel S. Barnes, presidenta del Consejo Mundial de Handball»

  1. Un saludo cordial de Milton Proaño de Ecuador a la C.I.J.B., sería importante que se sumen más países al juego de pelota de mano; igual que se sumen otras disciplinas como Llargues, Juego Internacional y pelota tradicional de cada uno de los países participantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *